6 de mayo de 2018

Dos exposiciones notorias: marionetas e iconografía musical

Si este blog fuera una revista de artes al uso, a cada una de estas exposiciones le dedicaríamos un monográfico. 























MARIONETAS DE HELENA MILLÁN


Hasta el 1 de julio, en el Torreón Fortea de Zaragoza.

Helena Milán muestra una selección de títeres, marionetas y muñecos que aparecen en espectáculos propios y ajenos. Evidencia su maestría en la talla, y la perfección adquirida en la articulación de los personajes. La belleza de algunas expresiones deja perplejo al espectador. Hay poesía.

La revista Titirisante publica este reportaje en torno a la exposición, a cago de Adolfo Ayuso, con fotografías suyas y de Jesús Atienza.







                                     



LOS SONIDOS DE LA IMAGEN: LA CHAMINERA

Hasta el 10 de junio en el Centro de Historias de Zaragoza.

La Chaminera, reconocido dúo musical de Mª José Menal y Ángel Vergara, es más que un dúo musical. Muchos colegas colaboran con ellos en espectáculos e investigaciones. Y ellos colaboran con quien lo solicita, como buenos juglares.


Muestran unos 40 instrumentos musicales relacionados con otros tantos relieves y pinturas que aparecen entre la iconografía aragonesa, algunos desde hace muchos siglos. Ponen en relación música, plástica y literatura. No sobra nada en esta exposición, que es para leer, ver, oír y jugar -pues el componente didáctico siempre está presente en el trabajo de La Chaminera.








Antón Castro lo contó en el Heraldo, rematando la crónica con un quiebro poético.



30 de abril de 2018

Rafael Esteban

Rafael. 2011. Foto Manuel Medrano


Rafael nació en Daroca. En la década de 1960, estudió en el Instituto Ibáñez Marín de Teruel, donde cimentó aficiones artísticas, especialmente por la tramoya teatral. Años en que los cantantes melódicos del mundo escribían canciones con nombre de mujer. Luego estudió más cosas que no sé si llego a ejercer; recuerdo lejanas conversaciones en torno a la criminología y la psicología, por ahí debió andar su interés durante algún tiempo. Sufrió  golpes de la vida que no desearía a nadie. Se reinventó.
Trabajó como empresario en la rehabilitación de edificios. 

Hace unos 20 años comenzó a colaborar con Dionisio Sánchez. Su vinculación a la revista elpollourbano y sus alrededores fue muy fecunda: reportajes, fotografía, vídeo, y, especialmente, la crítica taurina, pues era aficionado vehemente.

Con respecto a nuestro Silbo,  puedo decir que nos ayudó mucho. No tenía ningún inconveniente en desplazarse donde hiciera falta si había que grabar un espectáculo; si podía, nos sacaba de alguna urgencia, como proteger nuestras escenografías amenazadas por la crisis. Ante todo, amigo, más allá de los diferencias del pensamiento. Compartimos el amor a la literatura de Galdós y a la poesía recitada. Fue el primero en llamarme Luisfi.

Durante unos 10 años estuvimos produciendo una suerte de Cabaret que lo mismo servía para entregar premios que para hacer reivindicaciones. Formábamos un trío indisoluble: él como regidor, yo como presentador, y  Dionisio como director. Tres hijos del Plata y del viejo Oasis, amantes de las varietés y admiradores de las buenas vedettes.

En el libro Juglaresca  (Gara d'Edizions, 2016) se recoge esta foto en el capitulo dedicado al año 2001:

 Rafael murió en diciembre pasado. Dionisio escribió una conmovedora despedida. 

Ay!


21 de abril de 2018

Isabel Escudero en el recuerdo: PORSIACASO

Hace poco más de un año nos dejaba Isabel Escudero. El 27 de abril se la recordará en Madrid,  en el Salón de Actos de Humanidades, en la UNED. 
Alejandro Martín Escudero nos convoca, pero Carmen y yo estamos complicados para cumplir con su deseo y el nuestro.
El acto contará con Amancio Prada, Quesia, Antonio Selfa, etc.., habrá recitado de poesía, música, danza, y un dialoguillo entre actores que representarán a Agustín García Calvo y a mi madre; también proyección de vídeos audiovisuales y se presentará su libro póstumo. 


 El Silbo ha trabajado en variadas ocasiones y maneras con la poesía de Isabel

Con motivo de este homenaje, hemos recuperado una grabación del 92 con versos de Coser y cantar que acompañamos con un dibujo de Nathalie Bellón:



Versos inolvidables. Olvido imposible.

6 de abril de 2018

El primer trimestre de este 2018

Vamos a intentar hacer un recuento trimestral de las actividades realizadas. Quizá fuera mejor hacerlo por estaciones del año, como las anunciamos en el lateral superior del blog. Bueno, hoy resumiremos -gráficamente, al menos- el primer trimestre del año.    

                                                                                            Tras las colaboraciones con Ariel Prat, de las que ya dimos noticia, con él seguimos en el homenaje a Violeta Parra que celebró La Cartuja Baja el 7 de enero. Y con nosotros, más amigos en el escenario, cantando:  Adebán y Alberto Moreno; comentando:  Mónica Díaz, de INARU, la Asociación de Mujeres Latinoamericanas en Zaragoza.
Ariel, Luisf y Goyo

Los Ortiz-Laski en El Plata

La noche nos brindó la presencia de nuestro querido compañero porteño Martín Ortiz, que asistió con Irina y sus hijas Violeta y Camila, de visita por España. Y celebramos la recuperación de nuestro querido Goyo Maestro.

Ariel, Martín, Luisfelipe. La Cartuja, 7 de enero

También en enero, coloquio en torno a Julio Antonio Gómez en el Museo Pablo Serrano. Allí estuvieron tres estudiosos -de los de verdad- que han publicado estudios (Alfredo Saldaña), cartas (Antón Castro) y la obra completa (Antonio Pérez Lasheras) de Julio Antonio. Nos presento M.A. Yusta. Recité tres poemones y, la verdad, creo que es una de las mejores mesas redondas en que he participado. Los ponentes se entusiasmaban en sus intervenciones y yo también.

M.A. Yusta, Antón Castro, Pérez Lasheras, Alfredo Saldaña, Luisfelipe

 Con la campaña que organiza FIRA en Navarra, estuve actuando en los centros escolares: Notre Dame,  Irabia,  Claret Larraona y Sto.Tomás. También hice una suerte de charla demostración para profes en la sede de FIRA. Como siempre, un placer.

En Irabia
En FIRA













Pero enero también fue mes triste. Mucho. Dimos el adiós a Nicanor Parra y a Emilio Gastón.
Y, ya en febrero, acompañamos la inhumación de las cenizas de Alfredo Castellón en Torrero. En este mes murió también Antonio Fraguas, Forges, que, desde su viñeta diaria, era el despertador de las conciencias adormecidas.

Este trimestre hemos prodigado las visitas al Paraninfo de la Universidad de Zaragoza para, por ejemplo, deleitarnos con exposiciones magníficas como la de fotografías de Columna Villarroya, la de Azuda 40, o la charla de Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional.

Claudio Méndez, Gabriela González López



El Joaquín Roncal nos trajo un artista excepcional: Claudio Méndez, músico argentino que nos encandiló con su concierto Pianeros. Y tambíen lo escuchamos en La Campana Underground, que esos días ya tenía un nivel muy alto con la programación de Jerez Texas y Viki Lafuente.
Allí, el músico porteño (fundador en los 80 del mítico Nuevos Aires, grupo bendecido por Piazzola) estuvo acompañando a Gabriela González López y su exquisito espectáculo Luz de lágrima, poesía y música de Galicia y Portugal, con versos cantados de Rosalía, de Pessoa, o de Lorca y sus poemas galegos. El numeroso público que asistió a las funciones rubricó con aplausos encendidos estos reencuentros con el tango, el fado y la poesía.


Dolos, Luisfelipe
Gara d'Edizions presentó en el Teatro de la Estación el último libro de Rosendo Tello, Apología simbólica del jardín. Y allí estuvimos, acompañando al poeta y a su esposa, Maribel Sánchez Aparicio, que leyó unas líneas de agradecimiento escritas por Rosendo. Con ellos, compartieron la mesa: Chusé Aragüés, el editor; José Luis Corral (reciente Premio de las Letras Aragonesas); y Manuel M. Forega, que hizo una brillante introducción al libro.
José Luis, Maribel, Rosendo, Forega, Aragüés










Despejado el escenario, con Dolos al violoncelo, recitamos tres poemas que pueden oírse en esta grabación:



Volvimos a Godella (Valencia) para el XXIX Carnaval Literario de Gençana. Este año el cartel lo había diseñado Raúl:

Luisfelipe y Federico Martín. Gençana, 2018
Llevábamos tiempo  viéndonos varios colegas en torno a un café para ¿qué exactamente?  De esas reuniones salieron ideas que no pudieron concretarse, pero, de refilón, Esteban Villarrocha recordó que hace 25 años celebrábamos el ciclo Más o Menos Juglares, de tan intenso recuerdo...
Hicimos rememoración de ello y también celebramos los 10 años del nuevo teatro de Arbolé.

Cartel conmemorativo
Pensamos varios modelos de sesión, pero las querencias fueron hacia el romancero, con Javier Tárraga, Jaume Arnella, Salvador Lucio y yo. 

Javier, Jaume,Luisf y Salva
Luisf e Inaqui
Dolos me acompañó en un romance y con Iñaqui Juárez recitamos al alimón las "Coplas del vino" de Nicanor Parra.
Entrega del Pelegrín de Plata. Pablo Girón, Luisf y Esteban Villarrocha.
 Fue mi forma de agradecer el Pelegrín de Plata que me obsequió el Teatro Arbole. Este reconocimiento es singular porque lo da el Teatro -por consenso interno- cuando, y a quien le da la gana. Pelegrín es el títere protagonista en trabajos de la compañía; Iñaqui evoca con él a los titiriteros que conoció en su infancia y que, según su memoria, llamaban así, Pelegrín, al más cachiporrero de los personajes titirescos.
Javier Tárraga


.

Salvador Lucio
















En el descando se dió un vino, que aportó El Paragüero de Remolinos, con buen queso y otros yantares. Así que pudimos brindar con los muchos colegas que colaboraron en aquel ciclo y que vinieron a celebrarlo.
Jaume Arnella
Jaume Arnella presentando el Romance de Quico Sabater


Unos días antes se habían celebrado grandes manifestaciones feministas en toda España, donde se coreaba una viejísima canción de Chicho. Emocionante. Pusimos para abrir, este breve vídeo:


Así que celebramos el recuerdo de Más o Menos Juglares como complemento del aniversario de Arbolé en el Parque del Agua.







El Club de Lectura de La Almunia de Doña Godina me invitó a dar mi taller de Expresión Poética, que,aquí, se orientó a la Declamación. No es que la declamación sea secundaria en mi taller, claro, pero sí que pretendo le sea de utilidad a cualquiera que, acaso simplemente, desee acercarse al mundo de la poesía y ver como es por dentro. Pero en La Almunia y alrededores hay bastante actividad en torno a la Literatura en general, y las lecturas y recitales son frecuentes, por eso mucha gente (16 es mucha gente ¿no?) pagó por aguantarme tres días y ver si algo pudiera ser de utilidad en su recitación. Es célebre el recital de Poesía Erótica que organizan anualmente y atrae a numerosos lectores, autores y públicos. Y, por poner otro ejemplo, La Almunia Radio, emite periódicamente Plumas en el Aire que, dirigido por Merche Marín, ha dedicado programas a clásicos y modernos. 
Y, hablando de radios, en Aragón Radio, Plácido Serrano quiso aprovechar la salida de una nueva edición del lorquiano Poeta en Nueva York (Prames, 2018, ilustraciones de Luis Martínez Comín)  para comentarla conmigo, escuchar algunas versiones musicalizadas y recitar poemas y estrofas representativos, en su programa Lo mejor de la vida es gratis


Luisfelipe, Plácido

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Velilla de Jiloca nos invitó a Dolos, Alberto Moreno y a mí para acompañar el homenaje  a los asesinados y mujeres rapadas de Velilla de Jiloca por defender la República.

Pabellón de Velilla. Luisfelipe en escena.
Memorial. Velilla de Jiloca



En el Colegio de Longares pudimos repasar nuestro repertorio para los más pequeños, cosa que siempre se agradece, sobre todo en los coles con pocos alumnos.

Y el trimestre terminó con la Gala del Teatro, donde recibí el reconocimiento de los colegas con el Premio a la Trayectoria. Pero de ello ya dimos cumplida noticia aquí.

Algunas de estas actuaciones hubiera participado Carmen, pero un accidente doméstico la dejó  cojeando más de dos meses, y claro...

31 de marzo de 2018

Al hilo de la Gala del Teatro

Hay muchas formas de "estar" en una gala en la que debes actuar. La mía es andar entrando y saliendo: calle, camerino, palco, bambalinas, baño, cabina técnicos, vestíbulo, piso segundo, etc. hasta que se acerca mi momento y me quedo quieto entre cajas a las órdenes del regidor.

Dicho esto, no creo estar en condiciones de comentar la X Gala del Teatro, en el Principal de Zaragoza. Pero como queremos recordar el evento, porque hay unas fotografías generacionales de nuestra tribu muy interesantes para compartir, vamos a discurrir por una prosa castiza para que pueda leerse algo reflexivo y no acabemos pareciendo una especie de Hola regional.

Se me ocurre empezar hablando de las asociaciones de empresas teatrales. Vienen sucediéndose desde hace unos 20 años y ha habido varias. Actualmente hay dos y una de ellas, ARES, asume como iniciativa propia la organización de esta gala anual. En su boletín puede leerse el resumen de la gala, el mensaje del Día del Teatro y el discurso de la presidenta de ARES.

Una característica de estas asociaciones es que son menguadas de efectivos, una docena de empresas. En parte, porque siempre hay dos asociaciones (normalmente poco conciliables) y, en parte, porque es imposible asociar a la nube de planetas y satélites que completa el mundillo teatral aragonés.

ARES cuenta entre sus asociados a empresas dedicadas al teatro de títeres, a la magia, al teatro
musical, al teatro de repertorio, a las variedades... Y dentro de esas empresas trabajan  actores y técnicos reputados en el país. Tienen de sobra personal humano para abordar una gala, pero cada año incorporan a varios colegas de otras cuadras. En esta ocasión, a muchos. ¿Será porque era en el Principal? No solo. La gala ya había mudado de escenario antes: Arbolé, Principal, Teatro de las Esquinas (regentado por compañías afiliadas a ARES).



La gala pretende ser encuentro ciudadano y encuentro gremial. Al público, pues, habrá que darle espectáculo; al gremio, motivos para reunirse.

Decir qué cosa es el gremio teatral aquí, no es fácil. Y nunca lo ha sido. Para mí, los esenciales son los que trabajan en el escenario; los que te encuentras en la gasolinera de Almendralejo compartiendo la efímera alegría de ver que nos movemos un poco. Y me da igual que su especialidad sea la danza del vientre, la comedia del arte, o el drama griego. El escenario es el lugar de trabajo.

Y, por cierto, que la escalerilla que baja del proscenio al patio de butacas, también es lugar de trabajo, y el pasillo central... bueno, en el Principal ya no se puede trabajar en el pasillo porque no hay, lo cual, supongo, agradecerán todos los enfermos de vejiga, próstata, riñón, etc. Y otro "por cierto", en los ensayos de los colegas fui sentándome en distintas filas y creo que se ha perdido sonoridad. Lo comprobaré cuando vea una obra sin micrófonos.

Se entiende que para ejercer el oficio hace falta otra sección laboral que lo haga posible. Sin oficina no hay foto, porque no hay producción, gestión. Y luego está el tema de la formación. En Zaragoza hay una escuela municipal y cada teatro (Esquinas, Arbolé, Estación) hace sus cursos anuales.

El Sindicato que nos agrupa es variopinto. Debe serlo porque no es una asociación de gremios teatrales, sino actorales en general; y la cuota es tan simbólica que hasta los más precarios podemos asumirla.


Medio-profesionales hay de dos clases: los que trabajan en otra cosa y acompasan horarios y vacaciones con el compromiso teatral que adquieren con las compañías, y los que ocasionalmente responden cuando son llamados. Hay también retirados y jubilados. Activos y selectivos.

En el campo teórico tenemos media docena de personajes que saben y pueden hablar del teatro aragonés (y otra media docena de cantamañanas). También existen, al menos, dos colecciones de textos teatrales.

No puede sorprender que los oficios secundarios (pero igualmente necesarios) cobijados por la municipalidad sean los más estables. Es así en casi todas partes. Tienen -acomodadores o profesores, tramoyistas o contables- que someterse a una disciplina y jerarquía que justifica un sueldo fijo.

Siempre se ha dicho que el artista vive del aplauso del público, así que todo en orden.

En el terreno del teatro aficionado podemos encontrar todo un árbol de edades (escolar, mediana edad, mayores) y escalafones (monitores, profesores, directores) que periódicamente deja caer alguno de sus frutos en el teatro profesional. En principio, sienten el teatro, no se identifican con el oficio, y entre el público son élite.

Hay muchos gremios que nos complementan. Y, dentro de ellos, profesionales que colaboran con el teatro en materias como fotografía, vestuario, publicidad, utilería, etc.

Todo lo que enumero hasta aquí es imprescindible para que exista una comunidad teatral. Y no importa si hay una asociación o cinco.

Una gala del teatro que consiga reunir toda esa variedad, todos esos submundos, sería inabarcable. Pero una asociación de empresas teatrales tiene, sin duda, un buen muestrario de todo ello. ARES lleva diez años presentando a sus artistas, jefes, colaboradores y simpatizantes, con representación de profesionales no alineados. El peso de las actuaciones lo llevan las compañías que forman la Asociación. Arduo trabajo, alternar números, transiciones, premios, parlamentos protocolarios, más transiciones, números y premios... salpicado de aplausos.


La gala de ARES pretende ser la gala del teatro aragonés. Bien, entonces ¿por qué algunos no habíamos estado en ninguna de las ediciones anteriores?

La gerente de la Asociación me ha hecho llegar cada año la invitación, e incluso me ha telefoneado para decírmelo de palabra. ¿Hacía yo un desaire a mis compañeros de oficio si no iba? Más bien les hacía un favor no apareciendo por allí, porque no podía responder de mis impulsos ante la presencia de algunos individuos.  ¿Quienes son? No importa, cada cual tiene su lista personal de enemigos irreconciliables y sus razones para no sentirse representado en la gala. Porque una gala tiene eso, que es interclasista para lo bueno y para lo malo.


Este año nos hemos encontrado allí algunos que no acudíamos nunca. Habrá que felicitar a ARES por haberlo conseguido. Una compañía miembro de la otra asociación empresarial, fue reconocida por su antigüedad, varios premiados no teníamos mayor relación con ARES. Puede que eso pase todos los años, pero la lista de los colegas que confesaron acudir por vez primera es larga.


A veces una cía emplea los cuatro minutos encomendados a presentar una escena de la obra que tiene en promoción. Grave riesgo, pues en una gala no todo encaja, y uno se arriesga a dar una pobre impresión, por más que esté llamado a más altos honores. Lo sé porque, bambalineando, se atisban estas cosas.

Es difícil hacer una gala en el Principal. Oigo opiniones diversas que no puedo confrontar porque no la vi. Los reporteros de prensa sí, y debieron darse prisa para cerrar las páginas de Heraldo de Aragón y del Periódico de Aragón:





















La noche del martes al miércoles, exactamente a las 0.15 del miércoles, Aragón Televisión trasmitirá la gala completa. Supongo que después se podrá ver A la carta.  Yo casi que no digo más. Bueno sí, que los fotógrafos de la gala, Mai Ibargüen y Fernández Minaya, hicieron un trabajo olé!










Una alegría encontrar viejos amigos. Los políticos presentes, en sintonía. El Somontano final, fino.

Gracias.