10 de agosto de 2016

Guilermo Anderson. Honduras.

Poco sabemos de Honduras. Las asonadas de cada tanto y poco más.
Guillermo Anderson (1962-2016) ha sido uno de sus  más valiosos puentes al mundo.
En sus comienzos escénicos estuvo vinculado al mundo teatral; puso música a versos de varios poetas. Actuó por todo el mundo; en España estuvo varias veces; su popularidad en Honduras fue, es, muy grande. Murió el pasado sábado.

http://www.guillermoanderson.com/

Conocí su música durante una estancia en San Pedro Sula, donde estuve apartado del mundo para escribir unos guiones que llevaba entre manos en el año de 1994. En realidad, no fue su música lo que me acercó al cantor, sino la figura del caudillo  Francisco Morazán. Un amigo me hizo saber que Ánderson había compuesto una cantata sobre las ideas y batallas del general, liberal y republicano, Morazán (1792-1842). Me dio una cinta (no sé si se llegó a editar comercialmente), que hoy sigo escuchando.

Ese mortal llamado Morazán es una obra dividida en dos partes: "2000 hombres" y "Esos marineros".  Eje medular, las guitarras; con tambores, marimba y sutil sintetizador.  En una transición, se escucha algún tipo de cuencos y  de birimbao. Anderson hace las voces de los personajes (Morazán, narrador, enemigos, amigos), así como los coros y voces envolventes.
La letra, no sé si era suya, se impregna de la épica que la inspira:

(...)
Estos marineros lo han nombrado capitán
de esa nave que se llama Centroamérica
hoy va a andar el rumbo que le toca navegar
sobre la ignorancia  y las olas coléricas.
(...)
Alzar las velas de la Constitución,
la libertad de prensa y de religión.
(...)
Para Centroamérica es todo su amor y su vida
sigamos el rumbo para verla unida.

Me extraña que tras su muerte, la semana pasada, no aparezca en ninguna reseña su vinculación al morazanismo. Alguna razón habrá, más allá de que sus éxitos musicales no tuvieran relación con lo que comúnmente llamamos "canción política". Nunca es fácil saber cómo evolucionan en otros países las sensibilidades históricas, políticas... También pasa a veces que el artista busca enfriar antiguos compromisos que no facilitan el encuentro con públicos más amplios. Esto no quiere decir que Anderson estuviera "al margen". Su repertorio presenta canciones que hablan de la emigración, del medio ambiente, de los derechos de los pueblos... canciones críticas pero con fondo vital, que anima la autoestima de las gentes. Era solidario por naturaleza. Muchas campañas (salud, infancia, ecología...) contaron con su presencia y sus obras.

Las aportaciones de Anderson (así, sin acento en la "A") a la música centroamericana incluyen expresiones autóctonas tomadas de culturas como la garífuna y la miskita.

Lamentamos la muerte del colega. Mandamos abrazo a los amigos hondureños,

En las redes se puede escuchar sus canciones. Aquí una entrevista reciente al hombre:



No hay comentarios: